Un nuevo contrato para la web

De izquierda a derecha: Emmanuelle Gutiérrez y Restrepo, William Loughborough, Charles McCathie Nevile, Tim Bernes-Lee.
La autora, Emmanuelle Gutiérrez y Restrepo a la izquierda y a la derecha Sir Tim Bernes-Lee el día de su doctorado honoris causa por la Universidad Politécnica de Madrid. Entre ambos, William Loughborough y Charles McCathie Nevile.

El sueño de una web como elemento de unión y bien para la humanidad se está desmoronando.

En su conferencia del doce de octubre de 1995 «Hypertext and Our Collective Destiny», Sir Tim Bernes-Lee compartía su sueño:

Quizás debería explicar de dónde vengo. Tenía (y todavía tengo) un sueño de que la web podría ser menos un canal de televisión y más un mar interactivo de conocimiento compartido. Lo imagino sumergiéndonos en un ambiente cálido y amigable hecho de las cosas que nosotros y nuestros amigos hemos visto, escuchado, creído o descubierto. Me gustaría que acercara a nuestros amigos y colegas, ya que trabajando juntos en este conocimiento podemos llegar a una mejor comprensión. Si los malentendidos son la causa de muchos de los problemas del mundo, entonces ¿no podemos resolverlos en el ciberespacio? Y, una vez resueltos, dejarlos para aquellos que siguen el rastro de nuestro razonamiento y suposiciones para adoptarlas o corregirlas.

El trabajo web inicial fue impulsado en gran medida por mi trabajo en proyectos con personas en sitios remotos. Estas personas tenían un gran entusiasmo, pero poco tiempo o presupuesto para viajes. (Además, como tecnólogos, todos querríamos centrarnos en los problemas técnicos, dejando la interacción humana a lo estrictamente necesario.) El sueño es que si todos trabajan día a día usando la web como su cuaderno, correo y calendario, (tal como el sistema NLS / Augment de Englebart lo permitió, por ejemplo), los problemas de escala de equipos y organizaciones podrían resolverse de alguna manera. Esto es un sueño.

Hypertext and Our Collective Destiny

Ahora, catorce años más tarde, ve claramente que algunos están aprovechando la web para llevar al mundo a una distopía digital y que es necesario hacer algo al respecto para evitarlo.

Por ello ha creado un grupo de trabajo centrado en elaborar y poner en marcha un plan de acción global contra las noticias falsas, violaciones de privacidad y manipulaciones políticas que están destruyendo el sueño y convirtiendo la web en una pesadilla.

El Contrato para la web, que puede suscribirse tanto a título personal, particular, como en nombre de una empresa, entidad de la sociedad civil o gobierno, consta de 9 principios y 76 cláusulas, divididos los principios en tres para cada uno de los actores principales, como sigue:

Gobiernos
Empresas
Ciudadanos

¿Se ha tenido en cuenta la accesibilidad? ¡Por supuesto que sí!, queda incluida en el principio 7 dirigido a todos los ciudadanos, en su cláusula primera y única:

  1. Mediante la participación activa en la construcción de la Web, incluyendo el contenido y los sistemas disponibles a través de ella​, como, por ejemplo:
    1. El impulso y fomento del uso de licencias abiertas para compartir información de interés público.
    2. El intercambio de buenas prácticas y pautas para ayudar a crear y desarrollar una Web centrada en las necesidades de la ciudadanía.
    3. La defensa de las tecnologías estándar y de carácter abierto y accesible para todas las personas, independientemente de sus capacidades.
    4. La producción o traducción de contenidos a idiomas locales de carácter minoritario.

Quienes han participado directamente en el desarrollo del nuevo contrato para la web pertenecen también a los tres sectores:

  • Gobiernos: Francia y Alemania
  • Sociedad civil: Wikimedia, Avaaz, CIPESA, Web Foundation, The NewNow
  • Empresas: Pango (anteriormente conocida como AnchorFree), Google, Microsoft

El contrato está siendo respaldado por las grandes empresas, entre ellas Facebook y las mencionadas Google y Microsoft. Pero algunas de ellas es posible que no se mantengan mucho tiempo en la lista, ya que quienes respalden el contrato deben demostrar que están implementando sus principios y trabajando en soluciones para los problemas planteados o se serán eliminados de la lista de patrocinadores. Tal como alerta The Guardian: Si la estipulación se aplica correctamente, algunos pueden no durar mucho. Un informe de Amnistía Internacional acusa a Google y Facebook de «permitir daños a los derechos humanos a escala de población». El informe se produce semanas después de que se descubriera que Google había adquirido los registros de salud personales de 50 millones de estadounidenses sin su consentimiento.

Con motivo del 25 aniversario de la Web Sir Tim Bernes-Lee dio una charla TED en la que ya apuntaba sobre la necesidad de crear una Carta Magna par la web:

Ahora tú también puedes adherirte tanto a título particular como en representación de tu entidad o empresa y espero que contribuyas cumpliendo con todos los principios que se espera cumplas, en especial el de la accesibilidad, por supuesto 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.